19.8.14

Mini reseñas #3- El huésped de la maestra/El pequeño Heidelberg

Hola a todos los lectores y lectoras, en la sección de cuentos de hoy les traigo la segunda parte de "Cuentos de Eva Luna", libro que he leído hace poco y de cual les he traído ya, -en la primera parte que pueden ver - 3 cuentos de los 23 que componen al libro.
pinchando aquí

Como creí que 3 historias de 23 era muy poco decidí traerles una segunda entrega, con un par cuentos más, para que conozcan un poco más al libro y para despertar el interés a los que no les llamo la atención este libro anteriormente.

Bueno, sin más que agregar, ¡comencemos!





El huésped de la maestra.

En este cuento encontramos a dos personajes que forman parte importante de la vida de Eva Luna en su estancia en Agua Santa. La protagonista es la maestra Inés, gran amiga de Riad Halabí - dueño de La perla del Oriente y tutor de Eva Luna en gran parte de su adolescencia- y maestra de casi todos los chicos de Agua Santa, -incluyendo a la narradora de las historias-.

Nuestra protagonista, ya más grande que en su época de enseñanza y aburrida por tener muchos ratos libres, sigue el consejo de su amigo Riad Halabi y decide poner una pensión.


-Ando aturdida, turco. Me estoy muriendo sin darme cuenta- comentó.
-Estás tan sana como siempre, Inés. Lo que pasa es que te aburres, no debes estar ociosa- replicó Riad Halabí y le dió la idea de agregar unos cuantos cuartos en su casa y convertirla en pensión.
-En este pueblo no hay hotel.
-Tampoco hay turistas- alegó ella.
-Una cama limpia y un desayuno caliente son bendiciones para los viajeros de paso.

Esta pensión se convierte en el lugar donde ocurre un acto de venganza, el cual será el argumento principal de la historia. A pesar de que el acto comentado anteriormente se produce al inicio del cuento el mismo sigue siendo interesante hasta el final, -incluso más diría yo, ya que a lo largo del cuento se va explicando el porqué del suceso, del cual al principio no se especifica la causa.

En esta historia además se muestra la unión entre los pobladores de Agua Santa, hecho que quiero dar a resaltar, ya que esta característica de los pobladores es comentada por Eva Luna en la novela, además para mí, este cuento fue uno de los mejores del libro, ya que en él encontramos lugares y personajes ya nombrados en Eva Luna.

Para leer este cuento, haz clic aquí




El pequeño Heidelberg.


En esta historia tenemos por protagonistas a El Capitán y a la Niña Eloísa, los dos ancianos acostumbrados a encontrarse en El Pequeño Heidelberg, un salón de baile que se encontraba a cierta distancia de la capital, del que es propietario don Rupert, y conocido por el guiso afrodisíaco cocinado por su esposa doña Burgel, ambos personajes ya nombrados también en la novela Eva Luna. Encontramos además a las dos hijas de la pareja, que son las que atienden las mesas y las cuales están caracterizadas por su aroma a canela, clavo de olor, vainilla y limón.

Nuestros protagonistas están entre la clientela habitual de El Pequeño Heidelberg y aparecen todos los sábados al anochecer para bailar juntos. El capitán, un hombre alto y seco, del cual nunca se escuchó ni una palabra en español, proveniente de una flota nórdica, que según dice, nadie pudo descifrar; y la Niña Eloísa, una dama diminuta, blanda y suave, caracterizada por ser la más anciana del lugar.


Tantos años bailaron juntos El Capitán y la Niña Eloísa, que alcanzaron la perfección. Cada uno podía intuir en siguiente movimiento del otro, adivinar el instante exacto de la próxima vuelta, interpretar la más sutil presión de la mano o desviación de un pie. No habían perdido el paso ni una sola vez en cuarenta años, se movían con la precisión de una pareja acostumbrada a hacer el amor y dormir en estrecho abrazo, por eso resultaba tan difícil imaginar que nunca habían cruzado ni una sola palabra.

El cuento comienza a ser interesante a través de este primer párrafo, tan sólo con decir "ni una sola palabra", ya que uno, -o por lo menos yo-, no puede explicarse como dos personas -excepto que alguna de ellas sea muda, claro-, no se dirijan la palabra ni una vez, conociéndose ya hace cuarenta años. Pero luego a lo largo de el mismo va explicándose el porqué de esto, y luego se narran un par de sucesos, que al desembocan en un final algo inesperado.

Si quieres leer este cuento, haz clic aquí.



Ojalá les haya gustado estos cuentos que sin duda para mí son los más resaltantes del libro. Ojalá los lean, ya que este libro aparte de estos, tiene muchas más historias muy interesante y que realmente parecen inventadas por Eva Luna.

Espero que vuelvan para la próxima entrega de las sección de cuentos.
Nos vemos ¡Hasta el próximo post!

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Naza! De verdad, muchas gracias por tu dedicación en el nuevo diseño del título del blog. ¡Creo que te debo muchas!

    ¡Un fuerte abrazo y saludos! Agradecido. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Íñigo! Por nada, en serio. Es un placer ayudar a otro lector y bloguero.
      ¡Mucha suerte! y saludos

      Eliminar