16.8.14

Lecturas de una niña...

¡Hola a todos! Hoy, en Paraguay, se celebra el día del niño en conmemoración a la batalla de Acosta Ñu,
 recordada como una de las batallas más terribles, y como un símbolo de la terrible crueldad de esa guerra, en la que fueron a pelear 3500 niños de 9 a 15 años contra unos 20.000 soldados, provenientes de los países vecinos.

Seguro se preguntarán, ¿Por qué les estoy hablando de esto? Es que hoy, al ser el día del niño, estuve recordando la época en la cual yo era más chica, además de las lecturas que me entretenían en dicha época.



Inmersa en esos recuerdos, me acordé por ejemplo de Caperucita Roja, el libro con el que aprendí a leer, La Cenicienta, que era mi libro favorito, además de un libro de Poesia de Elsa Isabel Bornemann , que era el que más leía, al tener gran cantidad de poesias, además algunos trabalenguas y otras cosas más.

A continuación voy a compartirles una de las poesias infantiles que yo más leía, y que actualmente al verlo me causa mucha risa, espero que les guste:

Se mato un tomate.

¡Ay! ¡Que disparate!
¡Se mató un tomate!

¿Quieren que les cuente?
Se arrojó a la fuente

Sobre la ensalada 
recién preparada.

Su rojo vestido, 
todo descosido,

cayó haciendo arrugas
al mar de lechugas.

Su amigo Zapallo 
corrió como un rayo

pidiendo de urgencia 
por una asistencia.

Vino el doctor Ajo
y remedios trajo.

Llamo a la carrera
a Sal, la enfermera.

Después de sacarlo
quisieron salvarlo,

pero no hubo caso:
¡estaba en pedazos!

Preparó el entierro
la agencia "Los Puerros".

Y fue mucha gente...
¿Quieren que les cuente?

Llegó muy doliente
Papa, el presidente

del Club de Verduras,
para dar lectura

de un "Verso al Tomate"
(otro disparate),

mientras, de perfil,
el gran Perejil

hablaba bajito
con un rabanito.

También el Laurel
(de luna de miel

con Doña Nabiza)
regresó de prisa

en su nuevo yate
por ver al tomate,

Acaba la historia:
Ocho zanahorias

y un alcaucil viejo
formaron cortejo

con diez berenjenas
de verdes melenas,

sobre una carroza
bordada con rosas.

Choclos musiqueros 
con negros sombreros

tocaron violines,
queñas y flautines,

y dos ajíes sordos 
y espárragos gordos

con negras camisas, 
cantaron la misa.

El  diario "ESPINACA"
la noticia saca:

-HOY ¡QUE DISPARATE!
¡SE MATÓ UN TOMATE!-

Al leer la cebolla
lloraba en su olla.

Una remolacha
se puso borracha.

-¡Me importa un comino!
dijo Don Pepino...

y no habló la acelga
(estaba de huelga).
Elsa Isabel Bornemann



¡Que recuerdos me vienen a la mente al leer esto!

Y ustedes ¿Recuerdan lo que leían de niños?, compártanlo conmigo en los comentarios. Felicidades a todos los chicos en su día y hasta el próximo post...

2 comentarios:

  1. Me he sentido como una niña de nuevo con este post, jajaja. Recuerdo que cuando era muy pequeña mi padre me regaló un libro de un detective que narraba tres de sus aventuras y en una de ellas conocía a una chica muuuuy mona llamada Romaine y con ella salvó la ciudad... Fue uno de mis primeros libros favoritos de cuando era pequeña y probablemente seguiría siéndolo pero perdí mi ejemplar cuando nos mudamos y nunca volví a verlo :'(

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que lindo recordar las lecturas de cuando uno es niño! ¿no?
      Aunque no ha de ser muy bonito perder un libro de tu infancia :´(
      Por lo menos todavía recuerdas las historias y eso es algo...
      P.D. Me gusta mucho tu blog, estaré pasando por allí
      ¡Besos!

      Eliminar